Pasaporte Roche: sin fronteras para el desarrollo internacional

Una compañía que te permite desarrollar tu carrera internacional en función de tu perfil y tus proyectos de futuro. En una época en la que la figura del expatriado está en peligro de extinción y que la movilidad internacional es más una obligación que una opción, Roche apuesta por una solución que suena a imposible. Pero el caso de Cristina Santiago y Ramón Bel demuestra que en Roche los imposibles son posibles. Hablamos con ellos sobre sus experiencias en otros países.

Cristina Santiago: viaje de ida y vuelta

Cristina Santiago se incorporó a Roche en 2011 como asesora legal. Cinco años después ha pasado por Canadá y ahora ostenta el cargo de S&M Controller dentro del departamento de finanzas. En este cambio tuvo mucho que ver los programas de assignement de la compañía.

“Los tres primeros años desde que entré en Roche me centré en el rol de legal advisor. Pasado el tiempo, en las conversaciones que tenemos para desarrollo profesional nos planteamos conjuntamente –el director financiero, el jefe de legal y yo- abrir las perspectivas a finanzas. Hice una rotación en el campo de controlling. Después de esa experiencia, cursé un master en dirección financiera y justo cuando estaba finalizándolo surgió la oportunidad de vivir una estancia en Canadá”.

La experiencia de Cristina entra dentro del programa de rotaciones que Roche tiene en marcha. Existen de dos tipos: short term (inferiores a doce meses) y long term (de uno a cinco años). En este caso, se correspondía al primer tipo. “En mi caso, esta opción tuvo sobre todo un carácter formativo. El objetivo iba ligado a mi desarrollo en Finanzas pero también, pude ver cómo es trabajar en otra filial y adaptarte a una cultura nueva”, nos explica Cristina.

La labor de Roche en este proceso es la de facilitar este cambio cultural, las dificultades de adaptación y hacer la experiencia lo más satisfactoria posible. “Siempre te cubren los gastos del piso a dónde vas para que puedas mantener tu alojamiento en España. Además, hay una agencia que se encarga de buscarte el alquiler, lo organiza todo. El coste de vida te lo ajustan a tu destino y si estás casado o con familia tienes derecho a vuelos de ida y vuelta y una compensación para sufragar todo lo derivado de los gastos compartidos”.

“Lo más importante es que Roche fija una persona que te ayuda. Siempre hay una persona de Global Mobility disponible para ti”.

Ramón Mel: en el camino de una carrera internacional

El caso de Ramón Mel, sin embargo, es ligeramente distinto al de Cristina. Como Regional Franchise Leader  de TECENTRIQ® (Atezolizumab) en Europa, Ramón está ubicado en la central de ROCHE en Basilea y es el responsable comercial del lanzamiento de este producto en los 28 países de la Región Europea de la compañía.

“Es el primer producto que tenemos en la franquicia de cáncer inmunoterapia donde reside una gran parte del futuro de la compañía y la esperanza de los pacientes con cáncer. Es un concepto totalmente nuevo en Oncología,  fármacos que activan al sistema inmune para que reaccione frente al cáncer”, nos explica Ramón.

Sus intenciones de permanecer en Basilea vienen explicadas por una motivación personal: “siempre he tenido interés en roles internacionales que combinasen dos facetas, la estrategia y la planificación táctica”.

Sobre lo más duro de este proceso de traslado internacional, el cual comenzó para Ramón en febrero de 2016, contesta sin dudas que es “estar alejado de tu familia, aunque Basilea está muy bien conectada y mi familia y yo podamos viajar con frecuencia a España, es lo más complicado”.

Al igual que Cristina, Ramón Mel también coincide en el apoyo que da Roche. “Tanto en lo relativo a las facilidades en el plano personal como en lo profesional, con todas las oportunidades de desarrollo que te brinda la compañía. Roche quiere que la parte personal sea lo más fácil posible para el empleado y su familia, y que te puedas centrar sin otras preocupaciones en tu trabajo. Y ahora que llevo unos meses, destaco también el seguimiento que hace la compañía. Siempre se preocupan de que estés bien”.

Las ventajas de una carrera internacional

El proceso de trasladar a una persona desde su país de origen hasta un nuevo destino conlleva una serie de retos a los que se tienen que enfrentar, tanto la compañía como el propio empleado. ¿A cuáles se han enfrentado Cristina y Ramón?

Cristina no tiene dudas: “Lo más difícil son las primeras semanas hasta que te adaptas a la otra cultura. Cómo te expresas y qué entiendes cuando se dirigen a ti. El tema de la comunicación es el más complicado. Pero luego, merece la pena. Y aunque a mí me ayudó muchísimo en la parte técnica, el peso lo pondría en la parte personal. Aprender a conectar con personas en el plano personal, el networking que desarrollas, la conexión entre filiales de una misma compañía… Dos filiales salen beneficiadas de la experiencia de una persona y además hay un incremento en el compromiso hacia la compañía”.

La experiencia personal de Ramón continúa en esta línea. “Lo que te aporta una experiencia profesional internacional son fundamentalmente dos cosas: flexibilidad y horizonte. Lidias con situaciones ambiguas y desconocidas, sales de tu área de confort y te enfrentas a situaciones completamente nuevas. A la vez aprendes de otras culturas, de otras maneras de gestionar que incorporas a tu trabajo. Te aporta un marco de pensamiento y soluciones amplisimo”.

Recogiendo su testimonio, le preguntamos a Cristina cómo definiría este programa con una palabra. Y no duda: “Una oportunidad”. A Ramón, qué le recomendaría a alguien que estuviese planteándose emprender una carrera internacional: “No lo dudes”. Y no lo haremos.

Tags: Career Blog, Spain