El modelo PRM de Roche: innovar para estar al alcance de todos

En el contexto del difícil equilibrio entre la financiación del sistema sanitario y la apuesta por la innovación científica, Roche plantea Personalized Reimbursement Models (PRM) como un nuevo modelo de financiación de fármacos innovadores en el que el precio de un producto derive de los beneficios directos que genera para el paciente.

El sistema sanitario europeo (y mundial) tiene el reto de equilibrar su financiación con la necesidad de innovar y estar al día de avances científicos que sigan mejorando la vida de los pacientes. La armonía es la clave y, día a día, todos los agentes que trabajan en el sistema unen esfuerzos para colocar las pesas en el lado correcto para cada situación.

La conclusión a la que se llega desde cualquier ente sanitario es que el actual entorno requiere una apuesta constante por la innovación por varios motivos, aunque factores como la rentabilidad económica influyen en la cadena. Hay una preocupación por encontrar modelos de financiación que encajen en el sistema sanitario y, al mismo tiempo, no supongan ninguna traba en materia de innovación.

Es aquí donde nace uno de los proyectos que coloca a Roche en lugar clave de la innovación sanitaria a nivel mundial: el modelo conocido como  Personalized Reimbursement Models (PRM o MPR en siglas españolas).

Un modelo para revolucionar la innovación científica

Susana Pimenta trabaja en el departamento de Regional Access & Business como Access Marketing Unit Manager y, entre sus muchas responsabilidades, está la gestión y liderazgo de proyectos relacionados con el área regional. Uno de estos proyectos es PRM.

Para entenderlo, imagina un fármaco que tenga múltiples indicaciones y que se pueda usar para cáncer de mama, cáncer de colon, para cáncer de pulmón… Para algunas no hay alternativas terapéuticas o tienen resultados inferiores; y hay otras para las que, a lo mejor, existen alternativas terapéuticas que se parecen mucho entre ellas. Lo que el PRM busca es que cada una de estas indicaciones tenga un precio distinto acorde al valor que el fármaco está aportando en el caso concreto de esa indicación”.

Es dentro de esta reflexión sobre la eficacia de un medicamento y la evaluación de la efectividad en sus pacientes donde surge este proyecto global de Roche. Avanzado ya en Europa, España es uno de los países pioneros que han empezado a implementarlo.

Un modelo para construir un sistema sanitario viable para todos

La medición de resultados en salud es una tendencia en la industria que lleva años de discusión, pero que una empresa farmacéutica haya dado el paso de entrar realmente a ayudar a las comunidades autónomas y a otros países a hacerlo realidad y viable, es un hito sin precedentes. Roche fue la compañía que comenzó liderando esta discusión sobre los resultados de salud y de pago por resultado”.

En su primera fase en nuestro país, el modelo PRM está comenzando a trabajar en conjunto con las comunidades autónomas para incorporar las plataformas tecnológicas que permiten  medir y obtener estos datos. “Es importante detallar que estas plataformas tecnológicas no son de exclusivo uso para Roche, sino que la plataforma tecnológica que se monta sirve para cualquier otro fármaco, ya sea de Roche o de otras empresas farmacéuticas”.

Terminada esta primera fase en la que a nivel autonómico ya se podrán medir estos datos es entonces cuando “ya estaremos en condiciones a nivel nacional de poder negociar los precios diferenciados por indicación y para una combinación de fármacos”.

El proceso no es sencillo y requerirá de muchos años de trabajo. “A día de hoy ya estamos en siete comunidades autónomas pero seguimos trabajando. Hay países de Europa más avanzados donde ya lo tienen totalmente implantado. La diferencia de adaptación se debe a las peculiaridades del país. La complejidad de España es que tienes que negociar con los gobiernos regionales, con prioridades distintas, que están en diferentes estadios de desarrollo de sus sistemas de información. Todo eso hace que al final vayamos a velocidades distintas”.

Un modelo pensado para todos los agentes implicados

En nuestro país, el hospital o la comunidad autónoma tienen habitualmente el recelo de estar aceptando un precio basado en unos beneficios teóricos de los ensayos clínicos que pueden no  repetirse en la vida real”.

Como bien detalla Susana, la industria tiene la presión de que el precio de salida condiciona la vida de todo el fármaco, con independencia de que al cabo de un par de años surja otra indicación en ese mismo fármaco que revolucione la medicina y que cambie el curso de una enfermedad. “Y entre otros beneficiados a destacar estaría el paciente, que ve cómo se aceleran los tiempos de aprobación de los fármacos ya que el precio a negociar estará basado en el valor que aporta para esa indicación en concreto”. 

La gestión sanitaria eficiente es una rama de la que dependerá el futuro de los sistemas sanitarios. La búsqueda de sistemas de financiación que permitan vincular el precio con el valor aportado será una de las claves del éxito de un sistema competente, sostenible y viable. El objetivo para Roche pasa por seguir aportando soluciones que mejoren la calidad de vida de los pacientes y colaborando con los agentes involucrados en el sistema sanitario para que éste sea sostenible.

Tags: Career Blog, Spain